Anuncie con Nosotros
Regístrate GRATIS O PREMIUM
INICIAR SESIÓN

La importancia de la cadena del frío en hostelería y alimentación

¿Sabes por qué es tan importante la cadena del frío en le sector de la hostelería y la alimentación?

Los equipos frigoríficos de aquellos establecimientos dedicados al sector de la hostelería y la alimentación deben funcionar correctamente para garantizar una perfecta conservación de los alimentos perecederos. De ahí que muchos supermercados, restaurantes, bares y cafeterías apuesten por una empresa de equipamiento para hostelería que les ofrezca las máximas garantías al mejor precio.

La conservación de los alimentos perecederos resulta igual de importante tanto a nivel doméstico como comercial aunque sin duda, son este tipo de negocios los que se la juegan cuando sirven productos en mal estado que además pueden poner en peligro la salud de sus consumidores o comensales. Por eso, en este campo más que en ningún otro, respetar la cadena del frío se convierte en una prioridad que no permite fallos. Te contamos algunos aspectos relacionados en este post.

¿Qué es realmente la cadena del frío?

Cuando hablamos de cadena del frío nos estamos refiriendo al conjunto de pasos a seguir para refrigerar y congelar productos perecederos que no van a consumirse en el momento. O dicho de otra forma, es el protocolo estipulado para que, esos alimentos frescos que no se van a consumir, se mantengan siempre a unas determinadas temperaturas que garanticen la conservación de sus propiedades nutritivas.

La cadena del frío debe ponerse en práctica con alimentos como la carne de un animal, el pescado recién depositado en la lonja o las verduras recolectadas en la huerta. El objetivo de esta cadena de eslabones térmicos es hacer que los alimentos se conserven en perfecto estado hasta que sean consumidos. Por eso, esta cadena se inicia en el momento de la matanza/pesca/recolección del alimento, debe continuar durante el proceso de transporte y almacenamiento, y mantenerse durante la fase de venta y postventa. Disfrutar de un alimento en perfecto estado cuando llegue el momento de su consumo final solo es posible si la cadena del frío no se altera.

¿Y qué pasa si falla alguno de los eslabones?

De nada sirve que todas las partes implicadas en el proceso cumplan con las normas de refrigeración y congelación de alimentos si, cuando estos llegan a un restaurante o un supermercado, sus cámaras para hostelería fallan. Por eso, es necesario contar con equipamiento de primera calidad, que no provoque contratiempos ni problemas.

Pues supongamos que la cadena del frío se rompe porque no se respetan las temperaturas adecuadas para la conservación de los alimentos que se han refrigerado o congelado, ¿qué puede ocurrir? Pues que la calidad del alimento se vería seriamente perjudicada y existirían muchas probabilidades de que en él se desarrollen microorganismos patógenos y otros agentes dañinos para la salud de quienes entren en contacto con ese alimento.

Cada eslabón de la cadena, desde el camión que transporte el pescado hasta el restaurante que lo recibe, deben contar con maquinaria de refrigeración adecuada que mantengan el producto a la temperatura correcta para que la cadena del frío no se rompa y no se ponga en peligro ni el estado del alimento ni la salud de quien vaya a consumirlo.

Fuente: Hostelería Online

Categoria: 
Equipos de refrigeración y congelación industrial y comercial
Tags: 
Alimentos

Compartir

Facebook icon
Twitter icon
Google icon
e-mail icon

Noticias Relacionadas